sábado, agosto 06, 2016

Amanece en O Chao

Así debió de ser la duda del Creador: un instante de niebla sobre el mundo justo cuando iba a amanecer. Nunca nada fue tan real y a la vez tan impreciso: porque no de otro pan se alimenta nuestra vida, que del pan que desmiga la incertidumbre.

1 comentario:

Noite de luna dijo...

Ni siquiera en verano rebaja el listón de la escritura.