martes, agosto 07, 2007

Lluvia











Esta tarde, al volver a casa,
una persistente lluvia
había empapado el jardín.
El olor de la tierra
tenía la consistencia
de una niebla tenue.
Desde la ventana,
el desorden de todo
cuanto se había abandonado al aguacero
se parecía al rostro del verano
cuando se despide.

4 comentarios:

amart dijo...

Echo de menos tu tierra, dr. Voy a tratar de que no pase mucho tiempo sin que vuelva. Un abrazo.

Sir John More dijo...

Y yo mucho más que Amart, porque el vendaval de grados que soportamos por el meridión... Todo indica que visitaré Gijón a finales de septiembre, para asistir a Cabueñes 07, así que no descarto proponerte un café...

Un abrazo agradecido por esa imagen tan refrescante en todos los sentidos.

r. dijo...

Hermoso, qué más...

Bello inicio de semana.

Cariños.

Rox.

Diarios de Rayuela dijo...

Amart, John, ciertamente el verano aquí, en Asturias, se lleva bien. No obstante, esta entrada está escrita en Portugal, el jardín que se ve fotografiado a través de la ventana es el de casa que ocupamos durante nuestras vacaciones allí. Voy colgado cosas que escribí entonces. Supongo que así perdurará más el recuerdo de los días tan magníficos que disfrutamos en aquellas tierras.
Juanma, si finalmente confirmas tu viaje, sería muy agradable conocerte personalmente.
Rox, siempre ahí. Qué lujo y qué generosos tus comentarios.
Ando aún de vacaciones. Lo que significa que entro poco en la red. No estoy correspondiendo a tiempo ni como es debido a los comentarios, ni estoy al día de cuanto se escribe en mis bitácoras favoritas. Pido mil perdones. Después de Portugal, hemos estado en el Bierzo.
Contaré algo también de aquellas tierras.
Un abrazo a todos.