martes, diciembre 19, 2006

Café Gregorio

Suelo tomarme el café de media mañana en el Gregorio. Cuando anda tras la barra Chano y alguien le menta la pesca, puedes tirarte un buen rato esperando por la consumición. Se le va el santo al cielo. Ayer conversaba telefónicamente acerca de un libro de fotografías aéreas de la costa gallega. Si Chano habla por teléfono, es fácil enterarse de lo que dice: eleva el tono de voz tanto como si quisiera asegurarse de que la distancia con su interlocutor debe salvarla a medias con Telefónica. “Son unes fotos precioses –gritaba entusiasmado-. Ves toda la costa y cada una de les playes con una nitidez acojonante. Paez que están saltando les chopes nel agua.”. Chano habla de chopes y de furagañes como de sirenas. Va haber que atarlo a la cafetera como a Ulises al mástil; en cuanto oye la marea pierde el sentido y desatiende el negocio.

1 comentario:

J. dijo...

Alguien dijo que todo hombre es una isla. Quizá eso explique, en el caso de Chano, su entusiasmo por el agua, incluso su elevado tono de voz. Por no hablar de les chopes.
Lo de las sirenas ya es otro cantar.
Un saludo.