viernes, diciembre 15, 2006

Un par de apuntes

De camino al trabajo vi grafiteada en una pared la palabra rencor. Traté de imaginármela al tacto y la hallé áspera. Me pareció, además, que aunque finalmente se borrara, la mano de quien la escribió siempre recordaría sus trazos.

A llegar a la oficina abro un correo de J.P. Termina así: Ayer vimos Un día de campo de Jean Renoir. Una preciosa película. Media docena de actores, un día de sol, un río, unas barcas y un chaparrón. Treinta y nueve minutos que nos llevan de la ilusión a la decepción.

3 comentarios:

FPC dijo...

Gracias por sus comentarios. Me gustaría mucho encontrar ese libro de poemas del que habla. Lo he buscado en el ISBN pero no aparece.
Por mi parte, lo prometido es deuda. Aquí va un poema.


Luz y jade

Jabonoso ese verde, el verde opaco.
Como un ojo de hierba
en una lechosidad como de niebla.
Como lágrima quieta,
con la lentitud resignada
de las enredaderas minerales.
Como algas secas ya, hojas a punto de caer
y morir.
No hay alegría
sino pasado turbio en esa piedra verde
que no llega a esmeralda
excepto cuando roza,
como péndulo que se detiene y goza,
la línea divisoria de tu piel y tu pecho.
Y se duerme en tu cuello.

Anónimo dijo...

Rencor: como un fuerte y dañino eructo. (F. Ortiz)

JCD dijo...

Cuando colgué estos diarios de la red, dudé sobre la posibilidad de aceptar comentarios (sabía que esta interlocución comporta riesgos). Finalmente, me decidí a dejar las puertas abiertas. No me arrepiento, sobre todo cuando se disfruta tanto de los mensajes que llegan.

Respecto al libro (a FPC), si me haces llegar tus datos a esta dirección de correo electrónico: bousono@netcom.atodavela.com, sería para mi una satisfacción regalártelo.