jueves, septiembre 04, 2008

Posdata

Supongo que esta vaga sensación
de haberte deseado en otro tiempo
no es más quizás que el poso que revuelve
la rutina en este estudio angosto
donde a menudo intento viejas cartas
que hubiera de enviarte sin demora
desde hace ya más de algunos meses.

(Alguien vino a recordarme hoy que hubo un tiempo para Velar la arena. Volví por un momento al libro. Allí encontré aún estos versos.)

8 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

He añadido estos Diarios a mis Silenos. Saludos (volveré).

Jorge Ordaz dijo...

Hermoso poema, sí señor.
Un abrazo.

Sergio dijo...

Saludos. Es la primera vez que paso por aquí: vengo del blog de Jordi Doce. He estado leyendo algunos de tus poemas: me han parecido muy buenos, enhorabuena. Volveré a pasarme. Sólo quería que supieras que me ha gustado tu blog.

Francisco Ortiz dijo...

La rutina y el recuerdo, a veces tan hermanos y tan necesarios.

Diarios de Rayuela dijo...

Gracias Antonio por su visita y su enlace. Le prometo visitarle en cuanto pueda.
Un cordial saludo.

Diarios de Rayuela dijo...

Ya sabes, Jorge, lo que aprecio tu opinión. Muchas gracias.

Diarios de Rayuela dijo...

Te agradezco, Sergio, el comentario y la visita. Ya sabe Jordi también en cuánto estimo su generosidad.
Un cordial saludo.

Diarios de Rayuela dijo...

Los poemas son también, querido Francisco, una forma de conocimiento. El que aquí se transcribió nació en las horas grises del trabajo. Por él supe, de pronto, que vivir de otro modo reqiere el firme propósito de escribir las cartas precisas en el momento adecuado.
Un abrazo.