domingo, julio 08, 2007

Infierno y paraíso


Vivir aquí hubiera sido más fácil
si yo fuera tal vez otro hombre.
Si hubiera llegado aquí de repente
y no me uniera raíz alguna a la tierra,
si tuviera tan sólo con ella
esa suerte de amor no esperado
con que a veces nos ciñe muy fuerte
el corazón de algunos paisajes.
Quizás así no me hubieran dolido
esos lazos de cuna y de sangre
que en la piel como hiedra te crecen
y que terminan llevando por savia
todo el lodo de los pueblos pequeños.
Si así hubiera sido,
si sólo el azar me hubiera traído,
en la aldea me verían las gentes
como a un loco extranjero
que sin más motivo aparente
que el capricho de su brújula interna
se perdió por aquí ya hace tiempo
y aquí desea morirse de viejo.

Xuan Serandinas sabe que su mundo, por pequeño y familiar, contiene la paz de los claustros y los rumores de las contraventanas. Ha aprendido a apurar aquello que le procura dicha. Por contra, a lo que desde la sombra extiende el frío, trata de conjurarlo escribiendo. De eso van estos versos, que he intentado traducir sin que perdieran la música de su lengua original. En el correo que los contiene, mi amigo me recuerda el viejo adagio que yo también oí en casa algunas veces: pueblo pequeño, infierno grande (pero paraíso tamén, dou fe). Y lo que encierran los paréntesis es sólo de él, de Xuan, que no del desencantado dicho. La foto, de David Gorgojo.

7 comentarios:

Azófar dijo...

No sé cómo es el original, pero la traducción seguro que le hace honor, es un poema hermoso, y también la foto. (A mí, que no siento eso de las raíces, me falta ese azar, encontrar un lugar por el que sentir algo semejante. Para quedarme.) Salud

R. dijo...

Yo no conocía la poética de Xuan Serandinas, (lo digo con pesar) y me parece de verdad hermosa. (Y tu afable pluma traductora algo agrega, al menos me hace sentir el poema mucho más cercano... eso te lo agradezco)

Rilke dijo alguna vez que cuanto más se ve, más propia, más personal, más única se hace una vida. Quizá de pronto es bueno incorporar brasas, eso también nos procura nuestro pedazo de cielo y de tierra.

Es un poema muy bonito querido Diario.

Siempre es un gusto venir de visita.

=)

(¡Ahh! la foto bella igualmente)

Te deseo bello inicio de semana.

Luna dijo...

Es triste y muy cierto lo que dice, un pueblo pequeñito tiene todo eso y mucho más, hermanos que no se hablan, luchas tremendas por las tierras o por las propiedades, hijos enfrentados y cuando llegan a mayores, una gran soledad o llevarles a vivir a la ciudad, donde la soledad es mayor, mucho mayor y dolorosa.

Diarios de Rayuela dijo...

La foto, Azófar, es del lugar que habla el poema. Las raíces no se heredan, se echan; aunque a veces, como cuenta Xuan, tienden, por razones misteriosas, a echarse allí de donde somos.
Un abrazo.

Rox, siempre es un placer tenerte aquí. A Serandinas lo conocemos pocos. Escribe casi exclusivamente para él y para los amigos.
(Andas, por cierto, algo perezosa con tu blog, ¿no?)
Un abrazo.

Luna, mis padres nacieron en un pueblo pequeño, próximo al de Xuan. Y mi madre siempre decía lo de "pueblo pequeño, infierno grande". Lo es ciertamente, pero sobre todo para quienes viven en él de continuo, para quienes son de allí; pero, sin embargo, ese trato rumorológico, maledicente, envidiosillo que suele existir entre los que comparten el reducido ámbito de la aldea, suele volverse mucho más permisivo, más tolerante, con los que vienen de fuera. No siempre, es verdad, pero sí a menudo. De eso, creo, también habla el poema.
Un abrazo.

Luna dijo...

Buenos días:
tienes razón. A veces hay necesidad de volver aunque se haya visto mucho mundo y conocido a mucha gente, en el corazón queda la infancia, las caricias y las riñas de los padres....el poema es precioso y lleno de ternura.

Saludos a todos

R. dijo...

=( síp

No lo estoy pasando bien... tenme paciencia Rayuelita.

Cariños.

Lindo día.

Saludos Luna, gracias.

DR dijo...

Rox, voy entendiendo a duras penas los simbolillos esos que tanto utilizas. El de hoy no aventura nada bueno. Hay que cambiarle pronto al paréntesis la orientación. Haciendo un esfuerzo terrible, no me gusta mucho este lenguaje, te deseo :)
¿Se entiende?
Un abrazote, mi niña.