jueves, febrero 28, 2008

Historia de un haiku

Me acerco al Muro. Día cálido. Mar calma. Hace sólo unos días que escribía un correo a un amigo hablándole de esta placidez de la bahía, de estas pleamares que alcanzan la orilla con el ritmo lento de lo vivo en descanso, con igual palpitación que los organismos tibios sobre los que es agradable reposar la mano. Por el pedrero el agua tiene hoy, además, una transparencia azul casi mediterránea. Andan entre las rocas los vuelvepiedras. Lo picotean todo frenéticamente. Marisquean. Subo hacia la Providencia. No sopla el aire. El océano calla. Apenas si me cruzo a nadie en el camino. Es sorprendente el peso que adquiere lo que uno va pensando cuando pasea solo en medio de la naturaleza y casi en el más absoluto silencio. Las pequeñas reflexiones, que son casi siempre como trazos borrosos, toman entonces cuerpo, perfil. Un par de millas mar adentro, un pesquero parado se balancea mientras echa redes. Lo sobrevuela una pequeña turbulencia de gaviotas. Chillan. Huelen el cebo o presienten la captura. Al borde del sendero un pequeño azulejo marca la distancia que media hasta las termas romanas. Cuatro kilómetros y doscientos cincuenta metros. Sigo subiendo. Antes de Peñarrubia me desvío hacia el pequeño parque asomado sobre el acantilado. Media docena de bancos vacíos. Un enorme trozo de chatarra oxidada. Fue parte de la proa del Castillo de Salas. Un barco cargado de carbón que se hundió frente a la playa hace más de veinte años. Aún sigue desde entonces el Cantábrico arrojando hollín algunos días al arenal de San Lorenzo. Dice la canción que la mina de La Camocha va bajo el mar, que por eso los mineros oyen las olas bramar. Pero ese ocasional rastro negro que tizna la playa no es del pozo, sino del pecio. Sacaron a la superficie lo que pudieron del barco no hace mucho. Un trocito se lo llevó Rubio Camín a este paraje. Lo posó sobre una base de hormigón. Lo convirtió en una escultura herrumbrosa por cuyos ojales se columpia el horizonte. Llevo casi una hora caminando. Vuelvo ya sobre mis pasos. No luce el mismo sol. No tiene el día igual transparencia. Paso al lado de unos viejos que conversan sentados cara al mar. Un perro grande de lanas, sucio y añoso se despereza a sus pies. Empieza a enfríar, dice uno. Ye que ta bajando la neblina, dice el otro. Es cierto. Ya no se precisa allá lejos la juntura. Esa de la que se hablaba al comienzo de El corazón de las tinieblas: “en la lejanía, el mar y el cielo se soldaban sin juntura”. Tan impreciso se vuelve el horizonte, que tal parece que ese mercante que va camino del puerto navega como suspendido, más trazo impreciso de carboncillo que casco sólido de buque. Qué deprisa a veces se nos precipitan por dentro las palabras calladas cuando vamos solos y a gusto. Traía conmigo un libro. Tenía la intención de leer unas páginas más del El ruido y la furia en algún rincón del sendero. Pero elijo sin arrepentimiento este paisaje callado y en bonanza. El silencio me ha acompañado durante toda la caminata. Tengo la intución de que es como un aire ingrávido y sin embargo sólido que soplara hacia el interior de las gentes. Le doy a esa sensación la forma escasa de un haiku. Se hace el silencio, / un modo de brisa / que sopla hacia dentro. Tres kilómetros para las termas, dice un nuevo azulejo. El sendero se dobla y cuelga su codo sobre el mar.

Allí mismo, abandonados y enigmáticos, casi como en una acampada provisional de domingo, se asientan unos cubos y unas vasijas de mármol blanco. Adolfo Manzano, el autor, los llamó Cantu de los díes fuxíos. Así lo parece, pues la soledad de ese inamovible grupo de mesas y platos, tiene el aspecto de que se le ha volado el alma, de que ha huído el tiempo feliz en que fue posible compartir ese lugar y la pitanza a que convocaba. Queda por rastro de aquello el frío mármol. Sigo descendiendo. Más abajo, se abraza a uno de los postes de luz una extraña forma animal. Me divierte pensar por un momento que se tratara de un koala. De un peluche vivo. Y al acercarme veo que no es sino una bolsa de basura tapando un registro eléctrico, hinchada caprichosamente por un poco de viento litoral. Me sale al paso un pájaro hermoso, confiado. Picotea la hierba muy cerca. Es casi negro. De plumaje brillante y visos naranjas. No sé su nombre. Para mi vergüenza casi no conozco el nombre de los pájaros. Y me da por pensar que hoy daría a las olas incluso a Faulkner por conocer el nombre de ese pájaro.

7 comentarios:

amart dijo...

No sé si puede echarse de menos lo que no se ha tenido, pero envidio, y no es la primera vez que te lo digo, esa posibilidad tuya de poder adentrarte en los silencios interiores a través de los exteriores en tan solo unos minutos.
Magnífico texto, amigo, como todos los tuyos, qué bueno tu cuaderno del paseante.
Un abrazo.

FPC dijo...

Muy poco que añadir después de lo leído y de lo aportado por el amigo amart. Yo también echo de menos el mar, y esos silencios que no lo son. Y por aquí, créeme, no hay lugar en el que salir paseando con un libro (de Faulkner o cualquier otro) y sentarse a leer en paz. Es paradójico que pudiera hacerlo en Madrid, como lo hice mucho en el Retiro cuando me quedaba cerca. Hoy, en cambio, aquí no tengo manera. Y lo echo mucho de menos. Gracias por compartirlo y hacernos pensar que puede ser posible.
Un abrazo.

conde-duque dijo...

Aquí otro envidioso deja huella...
¿Para cuándo un libro de "Haikus gijoneses"? Suena bien el título aliterativo, ¿no?
Un saludo.

Diarios de Rayuela dijo...

Son, sí, unos apuntes de paseante,como bien dice Amart. Pero tienen, sobre todo, la intención de explicar los cimientos de algo tan breve como un haiku. Muchas composiciones literarias especialmente breves, algunos esbozos pictóricos, no pocas melodías de escasas notas, tienen la apariencia de una intuición casual, la fragilidad de lo ocurrente, y, sin embargo, esconden a menudo la consistencia de una determinación muy distinta, la de resumir lo que glosado requeriría muchas más palabras, colores o notas.
FPC, hace nada me confesaba un amigo que los caminos que transcurren próximos al mar le parecían siempre itinerarios no sólo visualmente muy hipnóticos, sino que incluso acústicamente eran toda una sorpresa continua. Tiene mucha razón. El silencio en esos parajes posee un sinfín de matices.
Conde-Duque, me resigno -¡qué remedio!- a no tener por publicación menor ésta de la bitácora. Así me conformo y así me conforta. Queda, no obstante, apuntada la sugerencia.
Un abrazo para los tres.

Anónimo dijo...

Ni se imagina la envidia que tengo....
si hay varias clases de envidia, la mía es la peor.
Saludos

Luna

Lula Fortune dijo...

Tus post me hacen un efecto extraño: me quedo embebida, mirando a la pantalla, con el "sonido" de tus palabras reververando (porque yo las oigo)y sin saber qué hacer.
La mayoría de las veces, después de un rato, me voy sigilosamente. Hoy también ha sido así, pero quiero dejar constancia de mi paso. Humilde lectora de verdadero talento.
Un beso silencioso.

Diarios de Rayuela dijo...

Gracias Luna, tiene mérito que se me ablande -sé lo difícil que es y lo bien que viene que así sea-.

Lula, qué decir más que gracias por tus hermosas palabras. Sabes que también se te lee con placer.

Un abrazo a ambas.