jueves, noviembre 27, 2008

Nada más ruin que el expolio sarcástico de lo íntimo.

8 comentarios:

conde-duque dijo...

Se puede entender de varias maneras.
Nos lo explique, please, a poder ser.

Diarios de Rayuela dijo...

Querido Conde, estas caxigaline(a)s, como modesta suerte aforística que se pretenden, coquetean -o eso intentan al menos- con lo literario. Tal vez de ello les venga que puedan leerse de diversas maneras.
Hablaba ésta de cuando después de llegar a la intimidad del otro, y de que ese acercamiento nos lo descubra desnudo, y por tanto indefenso, nuestra peor versión -y todos la tenemos- se permite el escarnio de lo que más que ponérsenos en los ojos, pretendía llegarnos al sentimiento.
Un abrazo fuerte.

Luna dijo...

Pues la verdad, me cuesta verle.

Saludos

rythmduel dijo...

Sí señor, me gusta cuando te esencias.

Diarios de Rayuela dijo...

Me da, Luna, que está jugando a entenderme mal. Y lo bien que así se lo pasa.
Un abrazo.

Diarios de Rayuela dijo...

Hay períodos, Sebas, en que uno prefiere resumirse.
Un abrazo.

Luna dijo...

Cuando he contestado lo he hecho en voz alta y pensaba...¿en ´mi misma?
Puede ser tan ruin como necesario a veces, no queda más remedio.

Saludos

Diarios de Rayuela dijo...

Tiene el sarcasmo dos perfiles: la crueldad y el consuelo. Buscamos alivio para las propias miserias (las de la tristeza o la falta de entusiasmo), hiriendo. Eso me parece al menos. Autodefensa. Supervivencia. Sarcasmo. O en su rostro más amable, ironía.
Un abrazo, Luna.