viernes, noviembre 21, 2008

Narrativa agnóstica

Para narrar una invención conociendo de antemano su desenlace se precisa de una fe casi religiosa en la propia palabra, en el propio proceso creativo. Se necesita dar por cierto que después de ese final ya sabido habrá siempre una suerte de cielo, una recompensa. Uno, desde la inseguridad de su agnosticismo, prefiere que las palabras, a medida que se engarzan, le vayan revelando la verdadera finalidad de su propósito. El fugaz paraíso de los instantes.

3 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Finísima entrada. Me acerco más a tu agnosticismo que al misticismo celestial. Saludos.

Lula Fortune dijo...

"narrativa agnóstica"... tú yes un xenio!!!!!!!
Bicos.

Diarios de Rayuela dijo...

Es una sensación muy personal a la que, supongo, se le puedan hacer muchas objeciones, porque quizás tenga que ver con cierta predisposición personal por lo poético, donde la intuición tiene siempre mayor relevancia.
Un saludo a ambos.