lunes, marzo 23, 2009

Promesa de sol

Donde la mar acaba
sangra la herida
en que muere el día.

4 comentarios:

RosaMaría dijo...

Bellísimo atardecer pintado con palabras. Saludos

Diarios de Rayuela dijo...

Gracias por sus visitas y sus generosos comentarios, Rosa María.
Un cordial saludo.

Jin dijo...

corto y hermoso. qué más se le puede pedir a un poema?

Diarios de Rayuela dijo...

El proceso, querida Jin, se cierra con una lectura atenta y cómplice.
La tuya, por ejemplo.
Un abrazo.